Mujer en los negocios

mujeres-exitosas

Cuando se piensa en emprendedores famosos, que se han convertido en iconos de la iniciativa empresarial, resulta natural citar nombres como Bill Gates, Steve Jobs, Richard Branson. Ya que el patrón dominante en el mundo del emprendimiento sigue siendo el de los hombres que han hecho su fortuna en sectores de gran crecimiento, tomando como referencia al ámbito tecnológico.

El auge de emprendimiento femenino es un fenómeno innegable, y desde hace poco más de una década se ha convertido en objeto de investigación, aunque con frecuencia con una óptica que compara los sexos y tarea de responder la pregunta de en qué se diferencia la mujeres de los hombres emprendedores. Se ha intentado encontrar las brechas, las discriminaciones y los obstáculos que deben ser superados para que las gocen las mismas oportunidades al iniciar su negocio, y en algunos casos se cae una visión simplista de feminismo liberal,  en la de la cual se supone que el camino correcto es permitir a las mujeres comportarse como los hombres.

Otras forma de abordar el tema consiste en tratar de comprender la singularidades del emprendimiento femenino. También es relevante comprender la iniciativa empresarial como un fenómeno de base, que puede representar un camino a la inclusión y la  superación de las mujeres en condiciones de vulnerabilidad social y económica; en especial en países como Venezuela, donde la mayoría de la población pertenece a los segmentos populares.

En diferentes estudios se ha encontrado que solo entre treinta y cuarenta por ciento de las mujeres emprendedoras participan en alguna organización gremial, constituida específicamente para brindarle apoyo. Con frecuencia son excluidas de organizaciones promovidas por sus pares emprendedores para capitalizar contactos profesionales o experiencia gerenciales previas y dar vida a iniciativas con mayor potencial  de crecimiento.

¿Qué debe tener una mujer emprendedora?

Optimista, realista, alegre, energética, proactiva, decidida, dinámica e independiente. En valores se reafirmó la prioridad de la familia, acompañada por la responsabilidad, la honestidad, la ética, la constancia o perseverancia. Con respecto a la capacidad para emprender resaltan el conocimiento del negocio, la claridad de ideas y metas, la planificación y las decisiones, así creatividad e innovación.

El reto y la ruta que queda por construir consiste en promover un ambiente de estímulo y apoyo a la iniciativa de las mujeres, donde el proceso de información sea solo primera etapa de una cadena de valor, en la instituciones públicas y privadas de financiamiento, incubación y promoción puedan garantizar los mejores frutos a esa fuerza indetenible de progreso que son la mujeres venezolanas

¿Cuáles son los mejores activos que aportan las mujeres a las empresas?

Son “multitareas y prácticas”. Tienen visión en 3D y rapidez en la resolución de problemas.

Colaboradoras y trabajan bien en equipo y no suelen tener actitudes dominantes.

Intuición, instinto, visión y creatividad.

Constructoras de relaciones con los clientes. Tienen la habilidad innata de hacer sentir bien a los clientes y ganar su confianza.

Empáticas y asertivas a las emociones. Saben ponerse en el sitio del otro.

Transmiten gran energía, ilusión y pasión en el trabajo.

Firmes y resistentes. Toman decisiones y las mantienen con amabilidad.

Equilibradas acostumbradas a llevar varias responsabilidades a la vez, necesitan tener mucho equilibrio para poder llegar a todo.

Generosas con la información, con su tiempo y sus recursos. Les cuesta menos compartir. Por eso son muy buenas en redes sociales.

Comprometidas, autoexigentes y detallistas.

Perseverantes, constantes y organizadas.

Cada día hay más mujeres tanto empresarias como emprendedoras exitosas.  Es importante considerar que el emprender no solamente en este país sino a nivel mundial, requiere de un reto enorme, puesto que es poner en práctica nuestras ideas, sumando todos los elementos contingentes que podamos tener. Las mujeres en los negocios están cada vez más ávidas por romper paradigmas e incorporarse a este mundo.

Mary Barra: CEO de General Motors. Ella es la primera mujer en dirigir una empresa automotriz, quien tiene a su cargo unos 212 mil empleados.

Ginni Rometty: CEO y directora de IBM con presencia en 170 países, además de una oportunidad de crecimiento importante en África.

Indra Nooyi: CEO de PepsiCo ha logrado multiplicar por siete las ventas de la compañía refresquera fuera de los Estados Unidos.

Maria de Gracas Silva Foster: CEO de Petrobras, dirige la compañía con más ganancias encabezada por una mujer.

Ellen Kullman: CEO de DuPont y originaria de Estados.

@_LluevenIdeas

Copia de @_LluevenIdeas (2)