Gerencia Estratégica

Etapas de la Gestión

La Gerencia Estratégica es un proceso apasionante, que le sirve a una organización para que sea PROACTIVA, en lugar de reactiva. Permite organizar información cualitativa y cuantitativa, de tal manera que sirva para la toma de decisiones efectivas en las circunstancias actuales de incertidumbre cuya característica primordial es el cambio que supone a cualquier organización operar inmersa en un mercado global y con retos enormes.

La aplicación de la Gerencia Estratégica permite el monitoreo continuo de los hechos y las tendencias internas y externas en las que se desenvuelven las organizaciones, adecuándose, previendo los cambios y buscando un crecimiento sustentado. Además, proporciona el marco teórico para la acción que se halla en la mentalidad de las organizaciones y sus empleados permitiendo que se analicen las situaciones en un lenguaje común y decidan sobre las acciones que se deben emprender en un periodo razonable.

Gerenciar no es fácil, sobre todo cuando la gerencia conlleva hacer cambios. El cambio tiene sus atractivos y sus amenazas. Todo cambio nos saca de la comodidad y nos lanza por los caminos de la incertidumbre. Para muchos, cambiar significa abandonar, desprenderse, crear nuevos escenarios, lanzarse en el vacío de la incertidumbre, lo cual produce ambivalencia; esa relación amor-odio y además confusión así tengamos claras las premisas.

La esencia de la Gerencia Estratégica está en alinear las personas con el negocio y con la organización, sacando lo mejor de todos para así poder armar equipos de trabajo de alto desempeño.

En los años 60 apareció lo que se llamó Gerencia por objetivos, un modelo gerencial diseñado para atender problemas inmediatos. Era un modelo operativo, atractivo para las empresas que buscaban resultados sin mirar costos.

Esta modelo gerecial investiga, planea, hace, valida resultado y toma de decisiones. Planear es elaborar el plan estratégico. Investigar es buscar la información. Hacer es poner en marcha dicho plan. Validar es observar cómo el sistema se comporta antes y después de aplicado el plan de acción, destacando los resultados. Actuar es tomar decisiones que permitan el crecimiento que se busca.

Permite a los directivos responder más efectivamente siendo proactivos y no reactivos antes situaciones difíciles, a mirar hacia el futuro y no hacia el pasado, a definir propósitos y estrategias, mirando también a su alrededor, hacia sus competidores, para lograr estructurar las decisiones de éxito.

El gerente necesita actualizarse y entrenarse para mantener su crecimiento. Hasta ahora los cambios de paradigma nos han permitido nuevas informaciones. Desde esa nueva plataforma nos abrimos a una visión de futuro diferente.

@_LluevenIdeas

Copia de @_LluevenIdeas (2)